Sonido ambiente y Sonido Profesional con sus diferencias

Hola a todos, hoy en nuestro blog vamos hablar de los amplificadores y sonidos, con sus peculiares diferencias, espero que os guste. 

Sonido Ambiente y Sonido profesional - Diferencias 

El sonido ambiente tiene un concepto diferente al sonido profesional . 

Sonido profesional de los espectáculos y eventos en plazas públicas, calles, recinto ferial, etc.  

Este sonido entra como principal foco de atención, con alta presión sonora y con curvas de frecuencias exageradas en sus extremos. Por lo general, impide la conversación normal de la gente, pero esto no es importante, ya que el objetivo principal es la atención del público al sonido. Los altavoces son por lo general de 10 a 18 pulgadas, con un volumen alto y amplia respuesta de frecuencia que va desde 20 Hz a 20 KHz. 

Sonido Ambiente: 

El sonido debe tener una curva plana y ser compatible con el ambiente de los hoteles, moteles, escuelas, clubes, centros comerciales, estaciones de autobuses, etc. El volumen debe ser lo suficiente como para ser escuchado, que no interfiera con la conversación normal de las personas, y no debe ser el centro de atención, no interfiriendo en los negocios o en el ocio. 

Para evitar que la gente más cerca a los altavoces se vea perturbada por el alto volumen y las otras, por el contrario, tengan un volumen bajo, el sonido debe repartirse en varias cajas pequeñas colocadas a una distancia de 5-8 metros cada una. Es un error suponer que cuando el área a ser sonorizada es grande, tenga que aumentar el tamaño de las cajas, los altavoces y sus potencias. Lo correcto es poner más altavoces para un reparto homogéneo. 

Para un fin didáctico, normalmente equiparamos el sistema de sonido profesional con  riegos con  agua: 

Sonido Ambiente = pulverización de agua con pequeñas gotas en un vivero para regar plantas delicadas. 

Sonido Profesional = chorro de manguera de un bombero. 

Todo el mundo sabe el desastre que seria regar plantas delicadas con una corriente concentrada de una manguera de bomberos o tratar de extinguir un fuego con agua pulverizada para el riego de  plantas de un vivero. Cada cosa en su lugar. El uso de materiales de sonido profesional en sonido ambiente o el sonido ambiente en un concierto de rock serían ambos un desastre total. 

En el Sonido Ambiente deberán ser evitadas las frecuencias por debajo de 80 Hz por las siguientes razones: una de las causas de la distorsión y el daño a los amplificadores, altavoces y transformadores se produce cuando un sistema diseñado para el sonido ambiente es forzado en situaciones para las cuales no fue diseñado, o sea, que se lo utiliza para que suene profesional. Las cajas utilizadas en estos sistemas en general, son compactas, con pequeños altavoces, normalmente entre 4 y 6 a 8 pulgadas, y los altavoces están especificados para empezar a trabajar entre 70 Hz a 150 Hz. Podemos considerar 80Hz como la frecuencia mínima de trabajo. Esta frecuencia es todavía bastante grave, dando satisfacción a las necesidades del sistema, y además frecuencias por debajo de este valor, por un fenómeno psico acústico a menudo interfieren con las conversaciones y causan una falta de atención de la gente.  

Frecuencias por debajo de esta, causan vibraciones no deseadas en las cajas,  con distorsiones y una saturación electromagnética peligrosa para el altavoz. Una bobina saturada pierde su reactancia inductiva y puede desencadenar problemas sucesivos, dañando el transformador o el amplificador. 

El control de graves debe reducirse al 25%, no permitiendo que las frecuencias inferiores a 80 Hz, que sólo los subwoofers pueden reproducir, alcancen los altavoces de sonido ambiente. La práctica demuestra que estos consejos muchas veces no son cumplidos, ya que la tendencia general es colocar estos controles al máximo. 

Lo ideal sería que los fabricantes de amplificadores colocasen una tecla de dos posiciones, siendo una de total frecuencia (Full Range) y en la otra  posición Sonido Ambiente (Background Sound). Las señales pasarían por un filtro activo, atenuando las frecuencias por debajo de 80Hz. Esta medida costaría sólo $ 5,00 más y mitigaría los daños causados ​​por la saturación de los pequeños altavoces en frecuencias inferiores a 80 Hz. 

Mientras los fabricantes de amplificadores no añadan esta tecla, la otra solución, mucho más cara que la primera, sería la de colocar un filtro pasivo de segunda de orden con 12 dB de atenuación por octava en la salida del amplificador. 

Mientras que un sonido de alta calidad en sonido profesional, de automóvil y Home Teather requiere de 20 Hz a 20 KHz de frecuencia, el sonido ambiente para llegar a su alta calidad necesita restringir las frecuencias de 80 Hz a 15 KHz. 

Para todas esas gamas de sonidos, si tenemos un negocio o hasta mismo para nuestro hogar, podemos buscarlos en tiendas directamente y comprarlos nuevos, o también podemos optar por los amplificadores usados en webs como compra-venta.es